¿Cuándo es el momento de dejar atrás el pañal?

El periodo en el que los niños empiezan a abandonar el pañal para ir al inodoro es una época de transición, que no siempre es fácil de conseguir. Pero existen accesorios y pequeñas ayudas que facilitan este proceso como las tapas de WC infantiles, que se adaptan perfectamente a las necesidades del peque.

Señales que indican que el niño ya está preparado para empezar la transición:

  • Pasa periodos de un par de horas sin mojar el pañal
  • Cuando tiene el pañal mojado pide que le cambiemos, porque siente la humedad y eso le hace estar incómodo
  • Muestra interés por el inodoro, acompañándonos a ir al baño, levantando la tapa del WC, quiere tirar de la cadena…
  • Pide bajarse y subirse los pantalones sin ayuda
  • Quiere llevar ropa interior como los mayores
  • Se niega a llevar pañal
  • Busca hacer pipí de forma autómata y sin miradas ajenas
  • Pide ir a hacer sus necesidades, aun teniendo puesto el pañal

En muchos casos la transición pasa por utilizar el orinal, pero en otros casos el niño pasa directamente del pañal a la taza del váter. Depende de cada niño y de cada circunstancia, por lo que te recomendamos adaptarte a las necesidades de tu hijo.

Si decides pasar directamente al váter puedes adaptarlo de muchas maneras:

  • A través de un pequeño escalón que le facilite la subida y la bajada al inodoro. Acompáñale y explícale cómo subir y bajar y de qué forma debe colocarse en el inodoro
  • Los niños funcionan mucho mejor si cuentan con rutinas claras, por ejemplo lavarse las manos después de ir al baño, antes de comer, etc. Puedes utilizar el bidé como un grifo adaptado para animarle a utilizarlo después de ir al baño. Eso le motivará a entrar y salir más veces del baño, para que se acostumbre a esta transición de un modo más natural y progresivo
  • Un inodoro accesible para niños debe contar con un pequeño escalón para subir y un reductor que pueda ponerse entre la taza y la tapa del WC, para que el niño se sienta cómodo y esté adaptado a su tamaño.
  • Una idea original que puede funcionar muy bien es elegir una tapa para WC personalizada, con sus dibujos preferidos, su nombre o algo que le guste.
  • Deberás tener a mano productos, lo más naturales posibles, para limpiar fácilmente el inodoro y la tapa del WC porque los niños necesitarán un periodo de adaptación para acostumbrarse
  • También hay adaptadores para WC portátiles, que resultan muy útiles cuando sales de casa porque se adaptan a todo tipo de wáter y te permitirán seguir con la transición vayas donde vayas.

Es interesante que los niños utilicen ropa cómoda, fácil de quitar y poner, con cintura elástica, para que puedan bajarse y subirse los pantalones con la máxima facilidad posible. De este modo, el niño se sentirá cómodo y podrá ir al lavabo con una mayor autonomía, sin sentirse frustrado por no saber desabrocharse un botón o bajarse una cremallera.